El centro neurálgico de la obsesión mamaria. Somos y existimos por el disfrute de unas buenas tetas naturales, grandes, medianas, pequeñas; con o sin leche...

sábado, 27 de junio de 2015

Caridad Romana

¿Han escuchado alguna vez acerca de un cuento llamado Caritas romana (Caridad Romana)? Este cuento vió la luz hace ya varios siglos en los escritos de De factis dictisque memorabilibus (Hechos y dichos memorables) de Valerius Maximus.
En él, se relata una historia en la que un hombre (Cimón) ya mayor, fué condenado a morir de hambre en prisión. Sin embargo, a escondidas, su hija llamada Pero, lo visitaba para amamantarlo y evitar que muriera de hambre. Y en una de esas ocasiones, un guardia sorprendió a la mujer mientras le daba a su padre a beber leche materna. Este acto de caridad, conmovió tanto al carcelero y a los jueces, que decidieron dejar al hombre en libertad.

Posteriormente, se hicieron múltiples obras artísticas que capturan este fragmento del relato. Han habido pinturas de artistas romanos, franceses, ingleses y españoles, que a lo largo de los siglos plasmaron dicha escena, en honor a un acto de completa caridad.
Me pareció algo muy interesante ya que es uno de los primeros indicios de lactancia erótica que han habido en la humanidad, si mal no recuerdo, esto surgió hace muchos siglos, espero no equivocarme.

Sin embargo, leer acerca de esto, también me produce cierto morbo, fuera del hecho de estar muriéndose de hambre, sería algo verdaderamente admirable que una activa fuente se ofrezca a ser nuestras salvadoras en esos horribles tiempos de carencia alimenticia que sufrimos los vampiros blancos (como la que paso ahora).

Una fuente voluntaria, un vampiro en necesidad láctica, excelente combinación.

Ya va siendo hora de que recordemos esos importantes puntos o reglas que nos heredó nuestro líder en PM, tanto para vampiros blancos como para fuentes. Así como también poner al alcance de todos, nuestro ya conocido escudo de la Orden de Vampiros Blancos.

Por lo pronto les dejo con un pequeño video turco que recrea esta maravillosa obra, la Caridad Romana:

Compartir:

2 comentarios:

  1. Relato anónimo
    Los personajes tienen los nombres cambiados
    En nueva zelanda una mujer se le infecto el organismo con una extraña bacteria la mujer se llama elisa y un cientifico descubrio que esa bacteria era intolerante a leche materna y el medico que la trataba acababa de venir de ese congreso y le recomendo tomar leche materna por 60 dias y fue donde karla su amiga que estaba en lactancia. La muchacha se alimento por 60 dias con leche de su amiga luego de pasar los 60 dias le dijeron elisa estas curada el analisis salio negativo luego llego donde karla y le mostro los resultados y karla se puso a llorar porque elisa no le iba a chupar las tetas y elisa le dijo bueno las seguire chupando hasta que no produzcan leche.
    Opinen que les parecio las historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena interesante hermano, sería una historia que a muchos les gustaría ver en nuestra sección de "Relatos Lechosos", aunque es algo corta, quizás deberías agregarle más detalles y desarrollar más todo el tema, quedaría genial.

      Eliminar

Di todas las cochinadas que quieras, pero solo con dos reglas que cumplir:no insultes gratuita y directamente ni a individuos concretos ni colectivos. No se admitirán comentarios que inciten a enfrentamientos entre lectores. Sus malos rollos, fuera de Mamelladores.